PALERMO – Sicilia

Palermo (8)

Llegue a Palermo en avión desde Roma. Aquí me quedare tres días. No es la primera vez que vengo, pero el tiempo siempre es poco.

El BB está en el centro, a tres cuadras del Teatro Massimo, a dos del Teatro Politeama Garibaldi.

Es muy, muy lindo. El dueño Sr. Danilo, me dijo en inglés italianizado que es de los BB «shekyschic», así sonaba. Hasta el nombre es particular Stupor Mundi. Allí me enteré era el nombre que le daban a Federico II. El Sr. Danilo es profesor de historia. Me contó varias cosas curiosas y que tendré que verificar. Entre ellas que el arte de doblar las toallas de formas curiosas comenzó en el tiempo de Cleopatra.

Di una vuelta por los alrededores para ubicarme, tomé un helado en la famosa heladería Briosciá, en la Vía Mariano Stabile 198. Me habían dicho que probara el gusto «setteveli» siete velos, acá son famosos los pistachos de Bronte. Como no lo conocía el heladero me dio a probar un montón de gustos diferentes, que casi no compro por todo lo que había probado. Los tamaños enormes, son deliciosos. Sicilia es la reina de los helados, que tienen su origen en la cultura árabe.

Palermo Brioscia

 

La tarde era muy linda y en lugar de cenar tome un aperitivo que viene acompañado con una buena picada, en la plaza del Teatro Massimo.

Palermo (8)

Palermo es una hermosa ciudad, a la que hay que entender, puede ser caótica como su historia, pero intensa.  Fue griega, fenicia, romana, después conquistada por los árabes y luego por los normandos y los suevos que eran un grupo de pueblos germanos.

De sus 190 o más iglesias de techos abovedados, casi todas fueron mezquitas y todo Palermo fue testigo de la infinidad de invasores que la asolaron.

Tiene un marco bellísimo, a sus espaldas los montes bien verdes y el mar intensamente azul a sus pies.

En la parte nueva las avenidas son anchas, la de la Libertad está llena de negocios de firmas famosas, no falta ninguna.

Después de un buen descanso enfile hacia el Teatro Massimo, donde saque entrada para el ballet Sinderella, aproveche a sentarme en el patio para tomarme otro macchiato y contemplar a la diversidad de personas pasar.

Ser puede decir que desde aquí comienza la zona antigua. Por la calle Maqueda, llena de negocios de todo tipo, ruidosa y atravesada por los callejones estrechos y bastante sucios, con mezcla de olores indefinibles, encontré un negocio a la altura del 270,  que por suerte había desayunado dos veces, que decía Arancine  D’Autore  de nombre Ke Palle. Creo haberles comentado que los arancini son como unas croquetas de arroz rellenas de ragú y arvejas de forma triangular o en este caso redondas, de allí el doble sentido del nombre, ya que palle  en italiano significa pelotas (jajá). Esas no las probé pero son riquísimas y el que es fanático de los arancini es el comisario Montalbano!, algo que tienen que probar!

Palermo ke

Mondello Arancini
Así llegue a la intersección con el Corso Vittorio Emanuele a la esquina Cuatro Canti, que la forman cuatro palacios barrocos españoles, las esculturas, representan las cuatro santas protectoras, las cuatro estaciones y a alguien más que no me acuerdo, cada uno con su fuente y tres órdenes de columnas.

Palermo (9)

Dando la vuelta en la Piazza Bellini se encuentra la famosa fuente de Piazza Pretoria, más conocida como fuente de la vergüenza, debido a que en el momento de su inauguración en 1554 escandalizo a la sociedad siciliana por los desnudos. Además se encuentra frente a la iglesia de Santa Caterina. Obra de un escultor florentino Fontana Pretorio.

Detrás de la fuente hay otra plaza con dos iglesias, la iglesia Del Ammiraglio (almirante) o La Martorana, de rito cristiano-bizantino, del año 1143. Con un hermoso campanario. Estilo árabes-normando, se fue enriqueciendo con distintos estilos y gustos arquitectónicos. Allí cerca se encontraba el monasterio benedictino fundado por la noble Eloísa Martorana en 1194, y de allí el nombre. La historia es muy interesante pero algo larga. La iglesia es preciosa y decorada con venecitas, frescos estilo medieval y barroco. Está totalmente restaurada, es una maravilla.

Palermo (10)

Palermo (14)

Palermo (12)

Palermo (13)

Al lado se encuentra la de San Cataldo, fue construida por el almirante Maio di Bari, que la convirtió en capilla privada de su palacio. Se levanto sobre los restos púnicos romanos en el año 1154 y la distinguen tres techos sarracenos de color rojo, su estilo árabe normando la hacen muy particular. El interior es totalmente despojado muy alto con solo un pequeño decorado. El almirante Maio murió en 1160 y la iglesia nunca se terminó.

Palermo (15)

Palermo San

Mis pies ya pedían descanso. En la esquina Cuatro Canti, en Vía Maqueda 172, había un bistró, Bisso Bistrot, que en la vidriera dice Librería Dante. Estaba re lleno, entre y parecía lugar de locales, las mesas de seis se compartían. Por suerte no tuve que esperar.  Al rato se sentó un tipo de unos 70 años, después otro de 40 y es divertido como se desarrolló el almuerzo, el más joven comía algo llamado panella, hecho de harina de garbanzos, me convido una, era riquísima. Yo pedí capponata siciliana, el mayor dijo que ayer la había pedido que era muy buena, como la recordaba de su madre. Yo había pedido fideos con zuchini, eran una montaña, imposible de terminar, le convide una parte al  más joven. Conversamos de donde eramos y que hacíamos. La comida muy buena nada cara y el lugar agradable.

Palermo (25)

Palermo (22)

Nada mejor que un buen almuerzo  para continuar por Corso Vittorio  Emanuele,  y llegar hasta la soberbia catedral o Duomo,  dedicada a la Asunción de la Virgen. Mezcla de estilo oriental, gótico, barroco y neoclásico, es una mezcla asombrosamente bella. Fue construida por encargo del arzobispo de Palermo Gualtiero, en 1184, debía competir en majestuosidad con la de Monreale. Fue construida sobre una basílica preexistente. El ábside en el exterior tiene un trabajo de incrustaciones y arcos árabes dignos de admirar.
Transformada en mezquita por los árabes y posteriormente donada por los normandos a la iglesia cristiana. Se encuentran las tumbas de varios emperadores, Federico II y Ruggero.

Palermo Duomo

Palermo (16)

Casi frente a la catedral en Corso Vittorio Emanuele 443, en un negocio de artesanos muy conocidos, Vicenzo Argento e Figli, que se dedican a fabricar los famosos Pupi Siciliani, que son títeres cuya tradición se remonta al año 1700, compramos uno, mejor dicho una, porque es  mujer llamada Bradamante, valerosa guerrera, enamorada de Ruggiero.  Estos títeres figuran en la lista de la UNESCO, y cuentan historias épicas de los paladines de Francia,  extraídas de los libros de Ariosto, como Orlando Furioso o la Chanson de Roland. Contarles la historia es larga pero pueden leer sobre ellos , es muy  interesante, llena de intrigas  y romántica.
Hay un Museo Dell’Opera dei Pupi Siciliani, con un teatro de marionetas.

Palermo Pupis

Palermo p

No muy lejos de aquí y muy cerca de la Porta Nova se encuentra otra magnifica construcción que es el Palazzo dei Normanni o Palazzo Reale fue sede de los reyes de Sicilia construido en el Siglo IX y ampliado en el Siglo XXII por Ruggero II, forma parte de él la Capella Palatina con mosaicos bizantinos, preciosos.

Palermo (28)

Palermo (30)

Palermo (29)

Palermo (23)

Estaba a pocas cuadras de la Porta Nova, que se construyó en 1583 por decisión del virrey de Sicilia Marco Antonio Colonna en honor a Carlos V, en 1669 se le agrego la cúpula con mayólicas y el águila que representa a Palermo. Tiene la particularidad de tener dos frentes decorados diferentes.

Palermo p,nova Palermo porta

Esta puerta está en un extremo de la Corso Vittorio Emanuele mientras que en el otro extremo de la calle la puerta se llama Porta Felice. El nombre es por la esposa de un virrey Donna Felice Orsini, la puerta tiene dos frentes la que mira al mar de mármol gris, mientras que la interna terminada más tarde tiene características barrocas.

Palermo Porta Felice

Sobre Corso Vittorio Emnuele con el cruce de Vía Roma se encuentra el mercado la Vuccería que quiere decir voces o griterío, al más puro estilo árabe. En él se encuentra de todo, es desordenado, caótico y sucio, ha dejado de ser el más popular siendo desplazado poco a poco por el mercado Ballaró.

Hacía calor estaba lejos de hotel y tenía entradas para el ballet Cinderella a las 18,30. Pero necesitaba combustible y que mis ojos descansaron y la mente procesara todo lo que había visto y admirado.
Por suerte bares hay en todos lados. Bar Moka, en Vía Roma Me sente en la vereda,  tome un café shackerato, es café batido frío. Reconforta el cuerpo y anima el espiritu.

Por suerte llegue bien. El teatro se parece al Colón por la forma de herradura, las filas de palcos y el palco presidencial. Pero el Colón es más lindo, más suntuoso, mejor decorado, los palcos tienen más comodidad y son más elegantes.

Palermo (18)

Palermo (17)

Este es el edificio de teatro lírico más grande de Italia y tercero en grandeza después de la ópera de Paris y de la ópera de Viena. De estilo Neoclásico-ecléctico.

Palermo

La representación estuvo bien. La puesta en escena muy moderna.  Siempre que puedo trato de asistir a alguno de los grandes teatros, suelen tener elencos destacados y famosos. Y el espectáculo siempre es magnífico.

Al salir fui a cenar a Lo Scudiero, en Vía Turati 7, casi frente al Teatro Politeama. El local no tiene nada de particular, es más bien antiguo, pero por suerte la cocina estupenda. Comí los mejores langostinos del viaje con verduras grilladas y vino Nero Davola. ¡Nada de postre, pero con el café me trajeron un plato con masitas de pasta de almendras típicas de esta región y chocolatines!

Palermo (27)

Palermo (1)

Linda la noche para caminar, el hotel está a pocas cuadras.

El desayuno siciliano además del cappuccino, tiene cannoli con ricota, brioche con crema batida, jugo de granada exprimida o de mandarina, y algún oro dulce de pasta de almendras que tanto gusta a los sicilianos.

El dueño Danilo y la esposa Chiara muy buenos anfitriones amantes de Sicilia, viendo mi interés tenían siempre algo para contarme, esa mañana me dijeron que fuera a Mondello, una localidad muy cerca con una hermosa playa.

Mientras iba a la parada del colectivo para ir a Mondello, pase por la plaza del teatro Politeama Garibaldi, un edificio proyectado en su comienzo para teatro al aire libre, no iba a tener techo.

Se comenzó en 1866, aún sin techo se inauguró en 1874 con la ópera Montescos y Capuletos. En 1877 se le puso el techo una obra de gran ingeniería. La entrada es un enorme arco de triunfo coronado por una hermosa cuadriga de bronce con el dios de la música, Apolo, y dos órdenes de columnas, jónicas y dóricas.

Palermo Politeama

Había varias policías que estaban poniendo unas cintas para acordonar la plaza. Un tipo le decía algo, ella se enojó, yo sin darme cuenta pase del otro lado. Al verme dice » Pero ¿qué? ¿Voy a tener que construir un muro para que no pasen? » me causo gracia la forma de decírmelo que me largue a reír.

Quería ir a Mondello, la playa que queda a 20 minutos de bus, pero tarde más en encontrar la parada y conseguir los tikets de lo que tardó el viaje.
La ruta recorre la Vía Principessa Margherita, toda arbolada que forma casi un túnel.
La playa es muy linda, de arena blanca, muchas son de canto rodado, queda en una pequeña bahía con un castillo o fuerte en un extremo y un enorme peñón que parece protegerla.

Mondello

Hay muchos bares sobre la playa, paré a tomar un helado, hacía calor.

Mondello hel

No es muy grande de manera que recorrí toda la costa. Era hora de almuerzo, busqué un bar que me habían recomendado, Turing, estuve discreta pedí panelle y unas berenjenas asadas.

Palermo (20)

Cuando volví quería ir al mercado callejero de Ballaro, de manera que tome la Vía Roma (que es bastante larga) y me encontré (por suerte) en La Rinascente, tienda famosa por lo elegante y de firmas como Fendi, Prada, Versace, etc.

En el último piso tiene un bar y restaurante y una terraza con vista a las montañas Le Madonie, y al campanile de la iglesia de San Domenico, que según dicen es la más alta «iglesia» de Europa. Construida en 1640, mientras que la fachada es de 1726. En ella se encuentran los sepulcros de muchos sicilianos ilustres.

Palermo (3)

Palermo (5)

¡Me quede un buen rato en la terraza tomando un Sanbitter, bien fresco!  Quería ir al mercado Ballaro, así que bajé y seguí por vía Roma. Le pregunté a una señora donde quedaba, me dijo que ella vivía en ese barrio que fuera con ella. Mientras caminábamos las caras y el ambiente iba cambiando,.
En determinado momento me dio algo de miedo. ¡La señora me dice que escondiera la plata, se imaginan! Calle re angosta, gente oscura, caras tapadas, ¿cómo podía hacerlo? Así que agarre bien la cartera, cuando estábamos llegando la calle se cierra y dobla, me dice es «allí adentro, pero hay que venir de mañana cuando están todos los puestos y se llena de gente». Asomé la nariz y lo que vi no me gustó nada, parecía haber llegado a Egipto al peor barrio, mugre por todos lados. Agradecí a la señora y recorrí esas 3/4 cuadras casi corriendo.

De regreso entre a la Iglesia San Giovanni dei Teatini.  Al mirar los techos lo que vi era una cosa casi aterradora. En lugar de frescos tenía esculturas que parecían se caerían en cualquier momento. Muchas, todas muy amontonadas y lo que agobiaba eran los colores oscuros, grises y negros, supongo que estaban así por falta de mantenimiento.

Palermo (6)

Palermo (7)

Nunca había visto algo semejante, y eso que llevo visto iglesias y palacios. Tenía tres naves y 10 cúpulas todas con frescos y estucos.

Esto de hacer turismo es bastante agotador, me quedaba ir a cenar, estaba cerca del Bistro Bisso, y allí me quede. Las personas que ocuparon la mesa muy simpáticas, eran turistas como yo.Palermo (19)

Hoy dejo Palermo para ir a Milazzo, donde vive mi hermana. Salude, y felicite a los dueños del BB y salí a dar una vuelta cambiar unos pesos. Esto último parece una misión imposible. Solo cambia la Banca Unit Credit o el correo, que quedaba lejos. Además de los controles para entrar, dejar las bolsas de compras, y skaners. No lo logré.

A unas cuadras del hotel en una calle peatonal Vía Príncipe di Belmonte 105 se encuentra el bar, heladería, pastelería, pizzería y restaurante, de la firma Spinnato fundada en 1860.
Cada rubro tiene su espacio, con diferentes mesas y sillas.

Tomé un SanBitter que vino acompañado de papas al horno tibias, almendras tostadas y pistachos parecían asados con algún condimento.
El día estaba espectacular para estar al aire libre, había un guitarrista y una cantante, cantaban canciones de los 80, muy lindas.

Si bien vine hace unos años en dos oportunidades, me iré y todavía me quedaron lugares y museos para visitar, así de inagotables de ver y gustar son las ciudades y pueblos italianos.

No pude ir a la Zisa, lugar que los palermitanos llamaron «Pabellones del Placer».  Residencias con baños termales, jardines  y fuentes. Algo como en Ferrara los nobles llamaron  «Delizie».
Ya era hora de levantar campamento, volví al hotel a buscar la valija y luego a tomar el colectivo para ir a la estación y tomar el tren para Milazzo, que tardó tres horas.

Casi no me di cuenta del tiempo, el recorrido es precioso, la mayor parte lo hace casi sobre el mar.
El broche de oro fue la puesta de sol en el mar, estupenda, como dicen los italianos.

 

 

 

 

 

Volver al menú de SICILIA