CERI – Lazio

Ceri panorama 2

Ceri pertenece a la región del Lazio. Es un pequeño borgo encaramado en la cima de una roca de toba volcánica, que era de difícil acceso en la antigüedad.

Ceri 7
Queda a 42 km de Roma y desde Anguillara Sabazia que es desde donde fuimos a 21 km.
Los primeros en habitarla fueron los etruscos, luego los romanos y después los pueblos bárbaros, que así eran llamados todos los que estaban fuera de las fronteras del imperio romano, como ser los germanos, los anglosajones, franceses, visigodos, ostrogodos y otros.
La primera noticia que se conoce es con fecha de 1236, por una bula del Papa Gregorio IX. En 1503 después del dominio normando paso a los condes Orsini de Anguillara. En 1721 fue comprada por la familia Odescalchi. Y en 1833 comprada por el príncipe Alessandro Torlonia donde tuvo un período de crecimiento.
Cuando llegamos dejamos el auto a los pies de la roca y subimos la ríspida pendiente. Arriba nos enteramos que había un servicio de mini bus.
La calle de subida tiene una primera puerta de acceso donde empieza la muralla con las típicas almenas medievales que rodea el borgo dándole un aspecto de fábula.

Ceri

Se llega a la entrada del pueblo a través de otra puerta y ya nos encontramos frente a la Piazza Alessandrina, rodeada de viviendas y en un costado el Santuario della Madonna di Ceri. En sus paredes hay frescos del año 1100, muy hermosos y con escenas poco frecuentes del Génesis, de la Crucifixión, de Moisés, etc.

Ceri iglesia

Ceri 1

Ceri 4

Ceri 3
El Santuario forma parte del entramado de las casas, que han sido restauradas hace poco.

El Palazzo Torlonia, reina sobre el pueblo en lo más alto de la roca, en sus salones podemos ver preciosos frescos. El jardín tiene un encanto muy particular y cuenta con especies botánicas raras. En este momento es un hotel muy lindo.

Ceri 6

La idea, además de conocer el lugar era ir a almorzar a un lugar muy reconocido por los amantes de la buena mesa, la Trattoria Sora Lella, en Vía delle Stalle 5, Castello di Ceri.
Tiene una terraza con una hermosa vista a la campiña.

Ceri osteria
Llegamos pasado el mediodía, pero conseguimos lugar porque había fiesta en el pueblo y estaba lleno de gente.

Ceri 5
Si tienen oportunidad de almorzar en algunos de estos restaurantes u hosterías, que suelen estar en las afueras de las ciudades, traten de hacerlo no solo por la comida que es muy buena, pero sobre todo por el ambiente que se vive. Muchas familias desde los abuelos a los nietos, grupos de amigos y gente que se habla de una mesa a la otra, les hacen chistes a los camareros y cada tanto algunos que se ponen a cantar y se une todo el restaurante. Me encanta como disfrutan de la buena mesa y de la vida.

Ceri 10
Nosotras almorzamos de entrada fiambres de la zona, el jamón riquísimo y uno que se llama finocchiona, se llama así por el aroma y sabor a hinojo salvaje (es muy rico, en Buenos Aires lo encontré en el restaurante Oporto).

Ceri fiambres

Ceri 11
Luego mi sobrina un plato de Pici cacio e pepe y yo Pappaderdelle ai funghi porcini. Ya estábamos satisfechas, pero viendo pasar los platos con el cerdo crocante al horno con papas no nos resistimos, y lo bien que hicimos porque era un manjar. Para acompañar el café nos trajeron unas rosquitas fritas de una masa muy rica. Tomamos vino de la zona Ciliegiolo.

Ceri 13

Ceri 14

Ceri rosquitas
Después de almorzar volvimos a la plaza donde había una feria de vinos, aceite de oliva y otros productos locales.
Un grupo improvisó un baile y otros tocaban, el ambiente muy divertido.
Dimos una vuelta mas por el lugar y fuimos a tomar el mini bus para ir hasta el auto.

Ceri 2

Ceri calle